Los equipos de trabajo dentro de las empresas se conforman con el fin de lograr un mejor desarrollo y ser más fructíferos, ya que los esfuerzos individuales a la hora de lograr objetivos en una empresa no son recomendables.

Delegar funciones es una estrategia que trae beneficios…

El mismo Jesús para lograr el desarrollo de su ministerio conformó un equipo de doce a los cuales les dio dones, ministerio y funciones específicas con el fin de poder desarrollarse mejor a nivel personal. Él sabía que no podía solo con todo.

Cuando el trabajo es mucho para un solo empleado es necesario delegar.

Delegar es: Otorgar a alguien una función o responsabilidad, para que la ejerza en lugar o representación de otro.

Cuando delegamos estamos dando a otro obligaciones y metas que cumplir, pero que ayudaran al mismo propósito.

Al delegar debes tener confianza de que quien recibe lo hará bien, jamás lo hagas pensando que tú lo harías mejor, confía en su autonomía, talento y reconoce su trabajo.

Delegar es ayudar a la productividad, esta no consiste en el tiempo que dure un empleado laborando sino en la eficiencia del mismo. Si contamos con empleados eficientes el tiempo invertido será poco.

Entrega tareas específicas mirando el potencial de la persona a quién vas a delegar además ten en cuenta que sea conocedora de la actividad que va a desarrollar.

Entre más funciones delegues, más ayudaras a tu empleado a potencializar su desarrollo dentro de la empresa.

Debes cuidar la energía de tu empleado, entre más actividades diarias tenga, menos será su rendimiento, delegar le ayuda a desempeñarse en actividades específicas sin preocupaciones extras, así tendrá la suficiente energía para desarrollar sus actividades e incluso le quedará energía de reserva.

Delegar es confiar en el talento y capacidad de tu empleado esto lo motivará a dar mejores resultados.

Delegar tareas desconocidas al empleado llevará a que se distraiga, no trabajará conforme a un enfoque sino que deberá comenzar a buscar la forma de desarrollar lo que tiene que hacer, aquí perderá energía y tiempo.

Esto disminuirá el progreso de la empresa, por ello es preferible delegar actividades a alguien que realmente sepa lo que tiene que hacer.

Para colocar a alguien en cierta actividad primero instrúyelo.

Al delegar estás otorgando responsabilidades específicas, esto llevará al empleado a cumplir y dar lo mejor de él para entregarte los mejores resultados. Una empresa que logra sus objetivos tendrá a un jefe tranquilo, un equipo satisfecho, un aumento de energía, creatividad y sobre todo productividad.

Te invito a esta Clase Gratuita para que aprendas a hacer más en MENOS TIEMPO.

CARLOS – EL COACH